jueves, 5 de octubre de 2017

COMPARTIR NUESTRA EXPERIENCIA


Hoy un día de septiembre de 2017 y después de 2 años de terapia de nuestra hija Marta, en la consulta Avanza de Víctor Olloqui, deseamos compartir la experiencia. Sobre todo para que otros padres y niños puedan disfrutarla y digo bien porque, potenciar lo que tienen nuestros hijos e hijas  supone que disfruten del aprendizaje, y esto  a veces sólo depende de caer en las buenas manos de profesionales con vocación para ello.
Nuestra hija estaba a punto de empezar 3º de Primaria y no entendíamos como una niña despierta, con destreza motriz, espabilada  y dinámica, tenía dificultades en cálculo, lectura, atención, concentración, madurez académica, memoria,...Cuando después de estudiar el caso, Víctor Olloqui nos dijo que Marta tenia cualidades de “genio”, que tenía actitudes y que iba a trabajar con ella todas sus potencialidades,… Nosotros no podíamos creerlo, lo veíamos difícil, deseábamos ansiosos conocer el cómo hacer, el cómo conseguirlo…
Hoy después de 2 años de ejercicios, pautas, actividades semanales, mensuales…en casa, en la consulta AVANZA, en el cole…podemos decir que nuestra hija  Marta ha encontrado su autonomía, su control, su memoria, su capacidad para resolver y la confianza ante lo académico y lo personal. Y lo más importante, ha conseguido no tener miedo a retos académicos y personales presentes y seguro que tampoco a futuros.
Nunca desesperamos, nuestra hija tampoco lo hizo,  y no valía tirar la toalla, ni compararla con otros, ni  desentenderse, ella también lo hubiese hecho; sólo cabe implicarse en el proceso todos juntos ayudando en lo posible a hacer grande lo que nuestra hija guardaba.
GRACIAS a Víctor Olloqui y a su equipo porque,  hoy  sólo hay que ver lo satisfactoriamente que resuelve nuestra hija Marta. Hemos sido testigos de un 4º de Primaria excepcional, y de un 5º de primaria que Marta acaba de comenzar con mucha fuerza, seguridad y con una maleta de recursos y pautas, que no dudara en utilizar sin que alguien la tenga que ayudar.
Para quienes necesitéis nuestra experiencia…

Marta, Javi y Ana

viernes, 14 de julio de 2017

EL ESFUERZO HA MERECIDO LA PENA

EL ESFUERZO HA MERECIDO LA PENA

Cuando nuestro hijo iba a 2º de infantil, su profesora veía que le faltaba un poco de madurez en el aprendizaje y nos mandaba hacer pequeños trabajos en casa.
En 3º de infantil cambio de profesora y nosotros solo nos dábamos cuenta que le costaba leer.
Durante el primer ciclo de primaria tuvo una profesora que se preocupó mucho por las dificultades de aprendizaje en lectura y escritura que encontraba en nuestro hijo. Trabajamos en casa coordinados con ella y se preocupó en estudiar su caso, pero no terminamos de encontrar la causa de las dificultades que tenía.
Necesitaba mejorar en la lectura y también la escritura. Confundía la letra G y la C a la hora de escribir y en la lectura era tal el esfuerzo que hacía que se fatigaba al leer, le dolía la cabeza del esfuerzo y además no llegaba al nivel que correspondía ya en 2º de primaria.

Con los esfuerzos por parte de todos conseguimos que pasara a 3º curso pero muy justo en la asignatura de lengua.

Al empezar 3º de primaria el cambio de nivel fue grande y tuvimos que seguir trabajando la escritura, la lectura y  otras dificultades que aparecieron.
El colegio es bilingüe en inglés y la asignatura de ciencias lleva tanto vocabulario que le resultaba difícil escribirlas correctamente, pronunciarlas no tenia problemas porque desde primero de infantil ha tenido inglés, pero escribir este idioma que se pronuncia de una manera tan distinta a como se escribe resulto ser difícil para él y ya en un 3º curso, no podía escribir en inglés así. Seguía sacando el curso adelante con el esfuerzo de sus profesoras, con el nuestro y principalmente con el de él.

Antes de terminar 3º de primaria nos pusimos en contacto con esta consulta para comentar la situación de nuestro hijo y empezamos a trabajar con ellos.
El cambio fue tanto desde el principio que cuesta explicarlo.
Víctor y su equipo han trabajado con nuestro hijo muchas cosas. Cosas que desconocíamos que le estuvieran ocurriendo, como no tener percepción visual, no tener los oídos coordinados, tener activos reflejos que no debían estar así…
Ha mejorado muchísimo la lectura, la escritura en castellano y en inglés, en dibujo, en su relación con la gente de casa, con la de la calle, con sus amigos, en el deporte… ha madurado y ha cambiado en muchos sentidos y lo más importante de todo es que lo ves más seguro de sí mismo, sin frustración, con mucha autoestima, feliz y orgulloso de lo que hace porque ve que las cosas le salen bien y que le salen como a los demás.
Realmente ha sido maravilloso descubrirlo y poder trabajarlo. Esto le ha salvado de repetir algún curso y llevar un retraso en el aprendizaje.

Gracias

domingo, 24 de abril de 2016

Del suspenso al reconocimiento de los profesores

Las preocupaciones comenzaron en 3º de Infantil. Cuando el resto de compañeros empezaba a leer, con Laura no había forma de que leyera ni una sola palabra. La profesora nos comentó que estaba bloqueada y que su actitud, seguramente, estaba causada por un problema o de visión o de audición. Fue por esto que acudimos a la consulta. Otros indicios de que algo no iba bien eran su falta de equilibrio y su miedo por las alturas. No quería saber nada de ir en bicicleta y le asustaba trepar en los columpios. Además, no tenía ningún interés por los puzles. Después de la evaluación lo primero de todo fue ponerle gafas. Aparentemente parecía que no las necesitaba, así que fue una sorpresa. Pero una vez que las lleva puestas está cómoda con ellas. Dice que enfoca mejor y que ve todo con más nitidez. Comenzamos con los ejercicios de la Terapia de los Movimientos Rítmicos en junio, terminando ya el curso de 3º de Infantil. Diez minutos al día con movimientos muy sencillos y que le resultaban agradables. Era tal su bloqueo ante la lectura que ese verano no la trabajamos en absoluto. Y cuando llegó 1º de Primaria no sabía leer nada. Aprendió a leer, como el resto de niños. Pero creemos que la diferencia al trabajar los reflejos primitivos fue la calidad en cómo aprendió a leer. Por supuesto que tuvo que esforzarse, pero no fue un trabajo descomunal. Ahora lee de manera fluida, con velocidad, tiene buena comprensión lectora. Y lo mejor de todo, le encanta. Después de este trabajo, y superado el curso con buen pie, continuamos con el tratamiento auditivo. Víctor y su equipo le realizaron un test de audición del que resultó que había un par de frecuencias en las que el sonido no estaba integrado de la misma manera desde el oído izquierdo y el derecho. Ya en casa trabajamos cinco sesiones de 45 minutos de escucha de música transformada con un software. Un nuevo test y otros cinco días más en casa. En total diez sesiones en casa con los auriculares puestos. Notamos la mejora de la calidad auditiva a partir del segundo mes. Sobre todo, ahora es más rápida de reflejos tanto a la hora de responder como en los deportes. Antes si alguien le hablaba desde atrás le costaba reaccionar y algunas veces había que repetir lo que se le había dicho, ahora eso ya no pasa.

En resumen, cuando acudimos a la consulta la niña tenía problemas de aprendizaje. Después del trabajo realizado los profesores nos han felicitado por sus progresos.

lunes, 2 de diciembre de 2013

El milagro de la terapia de movimiento rítmico y la terapia visual, increíble pero cierto

 Zaragoza, noviembre de 2013


David es nuestro hijo, es un niño que acaba de cumplir este mes de noviembre los 7 años, y es el mediano de 3 hermanos (tiene una hermana mayor, y un hermano pequeño).

Desde pequeño era un niño alegre, cariñoso y especialmente sensible, pero también era un poco especial con respecto a sus hermanos y otros niños. Por ejemplo:

·           Le gustaba mucho dormir (por cualquier sitio se nos dormía, era capaz de bajar por un tobogán echarse al suelo y quedarse dormido), esto sobre todo se acentuaba en el coche. Se quedaba totalmente dormido y no había manera de despertarlo.
·         No conseguíamos despegarnos de él. Parecía sentirse inseguro y casi siempre tenía que ir de la mano aunque fuese un sitio tranquilo y sin peligro.
·             Era muy maniático con algunas cosas y tenía que ser como él decía, a modo de ejemplo tenía que tener las zapatillas perfectamente colocadas junto a su cama, si se despertaba por la noche y no las tenía se enfadaba y hasta que no las tenía no volvía a dormirse.
·               No le gustaba pintar, ni hacer puzzles ni encajables, ni recortar….. Sus hermanos a su misma edad les encantaba, pero él no quería hacerlo. Enseguida levantaba la cabeza y se negaba, pensábamos que era un poco vago.

Siempre ha sido un niño que ha realizado ejercicio físico deportivo dado que en la familia somos aficionados al deporte. Desde muy pequeño empezó a hacer natación (con menos de dos años) y a jugar al tenis.

David ha sido un niño para las personas que no están con él a menudo normal para su edad, pero los que estábamos con él todos los días nos dábamos cuenta de que algo le sucedía que hacía que fuera un poco diferente a los demás.

Durante el primer curso de Educación Infantil empezaron los problemas en el colegio. En primer lugar no sabíamos si era diestro o zurdo y tardó mucho tiempo (más de lo que se considera normal) en definir su lateralidad. Cogía el  lápiz con la mano que más cerca tenía, es decir si tenía un dibujo pintaba la mitad con una mano, y la otra mitad con la otra. No conseguía escribir su nombre por más que lo intentábamos (en el colegio nos indicaron que le teníamos que dejar, que tarde o temprano se definiría, pero estuvo todo el año sin hacerlo y eso hizo que no sabía prácticamente hacer nada ni con una mano ni con otra). Tampoco sabía contar más allá del número 2, no distinguía entre círculos, cuadrados, triángulos…

A esto le sumamos que en una revisión médica le diagnosticaron que tenía problemas de convergencia con la vista.y falta de tono muscular en los ojos (estrabismo divergente).

martes, 5 de noviembre de 2013

El psiquiatra recomendó quitar la medicación para la hiperactividad y empezar con la terapia visual comportamental

Espero que la historia de mi hijo sirva para otras familias. Mi hijo comenzó el colegio como un niño más, siendo movido, alegre etc. Todo cambio cuando comenzó Primaria. Al terminar 2º la profesora nos insinuó la posibilidad de que fuese un niño TDAH (hiperactivo), pero que cuando empezara 3º se vería. Al comienzo de 3º  la profesora no tardo en llamarnos a tutoría, estaba desesperada con él,  nos comento que no era capaz de estar en clase quieto, no prestaba atención y en los exámenes respondía lo que le venía bien. Los deberes eran una pelea constante porque siempre nos decía “no entiendo” en ejercicios  sencillos.
Lo llevamos  a una asociación para niños hiperactivos. Allí nos indicaron que sí, que  era un niño TDAH. Después de un año y a pesar de avanzar un poco, no lo hacía como yo creía que debía.
 Decidimos ir al psiquiatra en la Seguridad Social. Nos dio el mismo diagnostico TDAH. Inmediatamente nos receto Concerta (medicamento para tratar el déficit de atención); a los dos meses al ver que no mejoraba decidió subirle la dosis al doble. No hubo ninguna mejoría. Comentando el caso con una orientadora de colegio (que no del suyo),  nos recomendó ir a un OPTOMETRISTA.

lunes, 21 de octubre de 2013

No sabía ni lo que era un optometrista pero uno de ellos "desbloqueó" a mi hijo

Cuando me dijeron que la solución de  nuestro hijo podría pasar por un optometrista, lo primero que hice fue preguntar qué era un optometrista.   A pesar de que era la orientadora del colegio, no me lo supo explicar muy bien, pero, ante nuestra desesperación (y vuelvo a repetir) nuestra desesperación ante los problemas que planteaba nuestro hijo, optamos por concertar una cita, sin saber bien dónde íbamos ni a quién exactamente íbamos a ver.
Lo derivaron al Equipo de Orientación del colegio con 6 años, en 1º de EP porque sufría de "bloqueos", es decir, a veces se quedaba sin saber qué hacer, o qué decir ante situaciones fáciles para él, pero  ¿qué cosas le pasaban?
Desde los dos años, nosotros notábamos que cuando le pedíamos cosas nunca las hacía bien.  Órdenes tipo "coge de la cocina una cuchara", eran una odisea para él, normalmente acababa en el baño, o por el pasillo sin saber dónde ir; o si llegaba no sabía a qué había ido.
También  era incapaz de seguir las conversaciones de sus amigos,  participaba poco, o decía alguna tontería para cambiar de tema.  No entendía los juegos sencillos qué tenía que hacer cada uno, cuáles eran sus normas...
En el colegio, en Infantil, nos decían que era un niño  que estaba en su mundo, a veces atento, otras despistado, trabajaba muy bien, consiguió adquirir todos los conocimientos necesarios... ningún problema.   
Llegó a Primaria y todo cambió.
Todo lo aprendido en Infantil se complicó muchísimo.
 No era capaz de seguir las clases.  No atendía porque no entendía nada de lo que allí hablaban.   Todos las actividades las copiaba,  como seguramente hacía en Infantil.
Era incapaz de responder a preguntas tan sencillas como: ¿cómo se llama tu padre? o ¿tu hermano? ¿en qué trabaja tu madre?.   Él intentaba participar en las actividades pero como siempre fallaba empezó a sentirse muy mal en clase.  La frustración es la mejor palabra que definía su estado de ánimo.
En Infantil leía bien, en Primaria no, ya que era todo más difícil para él.  Se cansaba mucho.  Le dolían los

miércoles, 25 de septiembre de 2013

Un espacio para contar tu experiencia.

Sois muchos los padres que, después de ir de un lado a otro, habéis experimentado la mejoría en la escolarización de vuestro hijo o hija al comprobar que sus dificultades de aprendizaje requerían de una terapia visual, neurocognitiva y comportamental.
En ocasiones, manifestáis que hubierais ganado tiempo, esfuerzo y dinero de haber tenido conocimiento de las terapias que practicamos en AVANZA y que os gustaría ayudar a otros padres cuyos hijos manifiestan la misma problemática que os llevó hasta nosotros.
Por eso, ofrecemos este medio para que deis a conocer vuestra experiencia con nosotros. Si deseas compartir tu testimonio, envíanoslo en un correo electrónico y lo publicaremos. Gracias por confiar en nosotros